miércoles, 4 de junio de 2008

Lucha diaria.....



El transporte público en Guatemala, es un asco pero que se le va a hacer cuando no tienes carro y no hay otra alternativa que usar este medio de transporte.

Se tiene que hacer un ejercicio mental para subir e imaginar todo lo que lleva consigo este martirio diario: primero subir rápido y a la vez pagar el Q.1.00, agarrarse de cualquier pasamanos a la vista porque el chofer no va esperar amablemente a que uno se siente en el primer lugar que encuentre si es que lo hay.

Correrse hasta el final de la camioneta parece que es lo único que sabe decir el chofer: "el chavo de la camisa azul, señora del suéter rojo córrase por favor, si no se quiere correr haga espacio para que sigan pasando", uno de los últimos que escuche fue "si no se quieren correr devuelvo el dinero de los que no quieren dejar pasar" pide que te corras hasta el final porque esta vacio, aunque la camioneta esta a reventar para el siempre va a haber espacio para seguir subiendo gente.

Algo que me molesta un poco es la gente que lleva miles de bolsas, folders, comida y no se pueden agarrar de ningún lado y la camioneta va llenísima, siempre lastiman a la que va al lado, yo siempre llevo una bolsa donde me quepa todo para poder agarrarme, pero ni modo no podemos preveer ciertas cosas mientras viajamos.

Una amiga hace poco nos contaba que casi tuvo que abrir su sombrilla dentro de la camioneta porque habian goteras.

Tipico de la camioneta y que es seguro que pase:

1. Vendedores de dulces que dicen que ya se rehabilitaron de alguna droga, mara, etc. La nueva modalidad es pasar dejando un dulce todo manoseado a cada persona, si no lo recibis ellos salen con: "aceptalo si te lo dejo en tu mano no seas maleducado por no recibirmelo". Para mi esto no es faltarles el respeto simplemente nadie esta obligado a aceptarlo.
2. Limosneros, enseñando alguna receta medica toda remendada con tape para una enfermedad de algún hijo.
3. Evangelizadores, estos son los peores no piden dinero pero si se tardan un monton dando la predica, gritan, lloran, oran y leen versículos de la Biblia (no digo que esto seá malo pero todo en su lugar).
4. Asaltante, no me ha pasado todavía pero si he escuchado muchas experiencias que dan miedo.

Pero siempre estoy con la esperanza que esto se termine y tengamos el transporte que merecemos, a veces sentada hacia mi destino me imagino como podría cambiarlo, talvéz en al futuro.

6 comentarios:

Cheshire Nekosonik dijo...

hola estoy de acuerdo y ahora mas las cosas de color de hormiga con eso de el aumento al precio del pasaje, pero no sueñes demasiado con un futuro mejor para el transporte urbano no cambiara porque para que esto fuera posible se requeriria de algo asi como un milagro masivo para reestructurar la sociedad, igual y animo que a lo mejor en un futuro no muy lejano puedas comprarte un carrito
saludos!!!

Jocarl dijo...

haz narrado la cronica perfecta de un viaje por la capital en el transporte publico..

la tripulacio del bus . primero el choper por no decir piloto :D con sus modales ya conocidos, seguido y muy de cerca el ayudante (de kien.. del ladron!!!)... y por algunos metros de distancia y en plena circulacion, los vendedores, limosneros (y todos los demas) y sin olvidar a los ladrones!!!

creo ke te a faltado la musica para terminar con broche de oro..

Cristian Mejía dijo...

Gracias por la visita a mi blog, la verdad es que da pena el trato que nos dan como pasajeros, y rabia de ver que la apatía con que las autoridades solapan a esos despotas empresarios del transporte público. Esta bonito tu blog, te gustan las artes graficas, que se ven cosas interesantes. Saludos

dumitraqui dijo...

estoy muy acuerdo con tigo... el transporte público de la ciudad de Gutemala es malisimo, creo que peor no puede ser... aveces pienso que por ese "servicio" no se debiera de pagar nada porque a uno los conductores lo tratan como que si el favor le hicieran a uno

zcgt21 dijo...

De lo anterior mencionado he topado con todo, los que venden dulces, los mendigos, los evangelizadores y los asaltantes esos últimos nunca fallan y nunca faltan al momento de subirte a una camioneta es el primer pensamiento cuando te subes a una camioneta, ojala no la asalte.

Misifusi dijo...

Gracias a todos por sus comentarios, el sentimiento es mutuo al hablar del transporte público, lo mismo es con dependencias públicas y ese tipo de elementos del gran aparato burocratico llamado Gobierno, plagado de dinosaurios. Nosotros tenes que dejar una marca y tratar a los demás como quisiera que nos trataran.
Saludos y muchas gracias por sus visitas!